Shindo Laboratory en audioelite

Tenemos el placer de anunciaros que incorporamos Shindo Laboratory a nuestro catálogo de marcas. Había oído hablar de Shindo hace muchos muchos años, cuando yo era aún un audiófilo aficionado pero que había superado las marcas mas comerciales y buscaba esos equipos esotéricos que me llevaran al nirvana del sonido perfecto.

Hasta ahora esta marca tenia para mi, un carácter casi místico debido a su rareza y la dificultad de acceder a un Shindo para poder apreciarlo.

Ahora por fin, nosotros y nuestros clientes, vamos a poder disfruta del sonido de Shindo, marca que sublima la concepción nipona del trabajo perfecto.

Llama la atención el respeto, casi veneración, que mantienen los poseedores de equipos Shindo. Rara vez se desprenden de ellos, Y si por circunstancias  desafortunadas de la vida,  se ven forzados a hacerlo, siempre los recuerdan y describen con palabras como “magicos” o “asombrosos”. Esto en menor medida también ocurre con antiguos poseedores de Accuphase o Luxman con los que hablamos.

¿Qué hace que Shindo sea especial? El secreto es que Shindo Laboratory es un atelier – o negocio que ofrece un servicio personalizado a medida del cliente- ubicado en Tokyo. Fundado por Ken Shindo en 1977 y atendido por sus hijos, Shindo Laboratory diseña y produce en Japón preamplificadores, amplificadores y altavoces. Para ello emplean resistencias, condensadores y cableado vintage. Con esmero y coste elevado buscan y recuperan los mejores componentes que se empleaban en la edad dorada del audio que son reconstruidos y modificados. Las válvulas empleadas son tipo NOS.

Los Shindo son inconfundibles por su característico chasis verde botella y los nombres de los equipos se toman de vinos tintos franceses: Haut-Brion, Corton-Carlomagno..dada la afición del fundador de la compañía a la enología.

La visión de Ken Shindo iba en sintonía con el ritual Zen: más arte que producto, más sobre la espiritualidad que sobre mediciones.

Shindo hace sus equipos con la esa filosofía,  según Ken Shindo, todo influye en el sonido. Colocar un cable de condensador en una orientación específica puede hacer una diferencia audible minúscula, pero multiplicar esa pequeña variación por un factor de docenas o cientos y terminarás con un producto que sonaría bastante diferente al que Ken produce.

El conocimiento, la experiencia y el instinto en armonía son una combinación poderosa para lograr ese sonido especial.

Ken Shindo pasó mucho tiempo experimentando con el diseño de circuitos y estudiando la forma en que los componentes individuales influyen en el sonido de un amplificador determinado. En base a ello llegó a tener predilección por los componentes vintage de la época dorada del sonido: algunos de los componentes de mayor calidad (y de acuerdo con Shindo-San, el mejor sonido) son los fabricados en los días de las válvulas NOS (New Old Stock) que son, por supuesto, consideradas como el pináculo de la fabricación de válvulas. Es por esto por lo que se utilizan en gran medida en los equipos de Shindo Labs.

Un suministro limitado de estas piezas antiguas significa que los componentes de audio de Shindo Labs se fabrican en series pequeñas, con suficientes piezas de repuesto a mano para mantener el equipo durante mucho tiempo. Sin embargo, no existe un canon ‘vintage’ para el trabajo de Shindo: una componente actual que suena bien y que encaja con el resto de los componentes, se implementa sin problemas en sus equipos.

El preamplificador Aurieges es una unidad compacta y liviana, incorporada en un chasis de acero y terminada en el color verde botella Shindo tradicional.

El amplificador de potencia estéreo Montille también es una obra de arte hermosamente realizada, pero su diseño contrasta un tanto con el del preamplificado.

Las etapas Western Electric 300B son auténticas piezas de colección.

Ver todos los modelos Shindo Laboratory

Primeras impresiones escuchando Shindo :

Nada más encenderse el sonido es un poco frío pero hay un notable dulcificación después de solo un par de temas. En media hora, es cuando el sonido se estabiliza por completo.

Poco a poco los Shindo cogen temperatura y el sonido toma todo su esplendor. El cuerpo de guitarra se vuelven más resonantes, las cuerdas se estremecen con vida extra, las pieles de los tambores se tensan y los vocalistas dejan de ensayar y se entregan a la interpretación.

A falta de poder pasar suficientes horas con los Shindo, la primera sensación en una rápida audición, es la de un sonido relajado muy natural y preciso. Dejas de prestar atención al detalle y te limitas a disfrutar de la música… con un buen vino como acostumbraba su fundador el disfrute es completo 🙂

Teneis los Shindo en AUDIOELITE, distribuidor autorizado exclusivo para la Comunidad de Madrid, Galicia y Castilla y León. También damos servicio en la Comunidad Valenciana, Asturias y Castilla la Mancha.

Deja un comentario